sábado, 18 de enero de 2014

La imaginación y virtuosismo de los animadores digitales siempre está en progreso. Los temas y las técnicas, lejos de agotarse, se renuevan contínuamente, y aunque es difícil encontrar un nicho artístico que aún no haya sido explorado, de vez en cuando algún artista digital es capaz de sorprendernos con alguna creación.

Es el caso de esta última, que he descubierto en Internet gracias a Paco Miñarro. Se trata de una animación digital simple, pero espectacular, de cuadros e imágenes del arte clásico. Son apenas diez minutos, pero se me han hecho brevísimos.


0 comentarios:

Publicar un comentario