sábado, 21 de septiembre de 2013

Las víctimas olvidadas

Víctimas de la maquinaria implacable del sistema, de la corrupción, del hambre de poder, explotados por los poderosos para mantener su estatus, utilizados, engañados, menospreciados y finalmente olvidados y dejados a su suerte, a su mala suerte, condenados a una vida plagada de espantosos recuerdos y traumas de los que jamás podrán desprenderse, torturados y marcados para siempre.

Víctimas de un sistema al que no le importan lo más mínimo las vidas rotas, las familias destrozadas, los futuros hechos trizas de todos estos seres humanos a los que prometieron la gloria y a los que hicieron creer que su lucha era cuestión de altos ideales, de propósitos buenos y dignos, de amor por la patria y heroísmo desinteresado.

Víctimas de una clase que no tiene reparos en utilizar sus vidas para sus propios fines, en sacrificarlos en provecho propio, y violar luego sus cadáveres con banderas y medallas, himnos y fanfarrias, oraciones vacías e inútiles.

Las víctimas olvidadas de las guerras.

Ellos también son padres, hijos, hermanos, esposos....


0 comentarios:

Publicar un comentario