martes, 13 de marzo de 2012

Béisbol en Phobos




Phobos y Deimos son las dos lunas que orbitan Marte. Phobos tiene una forma marcadamente irregular, similar a una patata, con un enorme cráter en uno de sus lados. Es la mayor de las dos lunas, con una longitud máxima de 28 kms. en su lado más largo. Si tuviera una forma perfectamente esférica, su circunferencia sería de alrededor de 60 kilómetros. Su atmósfera es casi inexistente y su campo gravitatorio muy débil, de manera que su velocidad de escape, o sea, la velocidad que habría que imprimir a un objeto para que abandonara la superficie de la luna y se perdiera en el espacio, sería de unos 40 km/h.


¿Qué podría hacer allí una persona solitaria para no aburrirse? Pues jugar al béisbol.

Veamos: si una persona en la superficie de Phobos lanzara una bola hacia el horizonte, rectilíneamente y a una velocidad exactamente de 40 km/h, la colocaría literalmente en órbita, atrapada por la gravedad de la luna, y justo a la misma altura a la que fué lanzada. Así que el tirador lanzaría la bola, se sentaría a esperar tranquilamente tomando una cervecita fresca, y al cabo de aproximadamente hora y media la vería aproximarse a 40 km/h por el otro lado de la luna, cogería su bate, inspiraría fuerte y le propinaría el batazo, esta vez sí, con la velocidad suficiente como para mandar la bola al espacio proceloso, para siempre jamás. El primer homerun planetario de la Historia.

Esta anécdota la leí de muy joven en algún libro de Isaac Asimov, pero no encuentro la referencia exacta. Si alguien fuera tan amable de proporcionármela....


[Aquí tenéis una foto de Phobos en altísima resolución]

0 comentarios:

Publicar un comentario